Cubierta ajardinada de frecuente uso

Cargas sobre cubiertas ajardinadas

El factor determinante para decidir qué tipo de cubierta instalaremos serán los parámetros relativos a la estática, es decir, el diseño de cargas, teniendo en cuenta tanto la carga constante como la carga puntual o de uso. Es muy importante asegurarse de que el aislamiento térmico y la lámina impermeabilizante tienen la adecuada resistencia a la compresión.

Estanque sobre la cubierta

En el momento de decidir qué tipo de cubierta verde vamos a construir deberán considerarse distintos tipos de carga: la carga generada por todas las capas en saturación; la carga superficial ejercida por la vegetación; las cargas puntuales generadas por árboles, grandes arbustos o componentes estructurales tales como pérgolas, estanques, etc. Además, en el caso de la cubierta tipo aljibe, deberá añadirse la carga adicional generada por el agua almacenada.


Sustratos para cubiertas ajardinadas

En una cubierta verde, la mayor carga viene dada por el grosor de la capa de sustrato. En los sustratos con fracción mineral elevada, cada centímetro de sustrato supone una carga de entre 13–15 Kg./m²; en los sustratos con mayor proporción de materia orgánica, la carga puede aumentar hasta 19 Kg./m².


Una palmera se mujeve en el viento

En cubiertas intensivas, y dependiendo del diseño paisajístico adoptado, deberán tenerse en cuenta las posibles cargas generadas por el viento al impactar en las copas de árboles y arbustos. El viento puede generar en estos casos fuerzas que provoquen la caída de estos elementos. Es importante, durante la fase de diseño, tener en cuenta la configuración de la cubierta y los vientos dominantes, y situar los elementos vegetales más vulnerables al viento alejados del perímetro exterior y de los rincones. Si se utilizan elementos vegetales de gran envergadura, habrá que prever un anclaje adecuado para cada uno de ellos.

Estacionamiento de coches sobre cubiertas

También deberán considerarse como cargas puntuales o de uso el tráfico de personas, vehículos o maquinaria. Aun en el caso de cubiertas extensivas no transitables, deben tenerse en cuenta las cargas puntuales generadas por el personal de mantenimiento, las visitas, etc.


Cargas adicionales por la nieve

Finalmente, deberán tenerse en cuenta las posibles cargas de nieve. Dependiendo de la zona climática, habrá que dejar una reserva para que la estructura pueda soportar esta carga puntual.