--> Untitled Document
Cubiertas verdes: La naturaleza en lo más alto

Cubiertas verdes: La naturaleza en lo más alto

Artículo de prensa de ZinCo Cubiertas Ecológicas, S.L. del 29-04-2014

La estructura del sistema ZinCo
La estructura del sistema ZinCo consiste en los capas fucionales siguientes: capa protectora, capa drenante, filtro sistema, sustrato, capa vegetal.

Cubierta verde, Ibiza
Terminal del aeropuerto de Ibiza
Sistema ZinCo "Sedum Tapizante"

Cubiera ajardinada, Madrid
Banco de Santander en Madrid
Sistema ZinCo "Aromáticas"

La cubierta ecológica en combinación con energía solar
Centro de tecnología en Munich
Sistema ZinCo “Solarvert”

La cubierta ecoógica
Planta de reciclaje Vertresa en Madrid
Sistema ZinCo "Cubierta inclinada"

Cubierta jardín
Renaissance Barcelona Fira Hotel en Barcelona
Sistema ZinCo "Cubierta jardín"

Azotea ajardinada
Azotea en Marbella, Costa del Sol
Sistema ZinCo "Cubierta jardín"

Cubiertas verdes sobre garajes
Cubiertas sobre garajes en Sa Tuna-Begur
Sistema ZinCo "Cubierta jardín"

Urban farming
Museo técnico en Mannheim, Alemania
Sistema ZinCo "Urban Farming"

La cubierta plana es, sin duda, aquella que, por su forma, permite una mayor variedad de usos. Dependiendo de su diseño, una cubierta vegetal ofrece un nuevo hábitat para la fauna y flora, así como nuevos espacios de disfrute para las personas. Cuanto más densamente poblada es una zona urbana, más valioso es este espacio. Como pionera desde hace más de 40 años en las cubiertas verdes,  el nombre ZinCo es sinónimo de sistemas de cubiertas vegetales fiables y duraderas, adaptadas para cualquier cubierta y cualquier diseño.

Ya se trate de una cubierta plana típica con una pendiente del 2 %, una cubierta de 0º, una cubierta inclinada o una cubierta abovedada, una cubierta vegetal puede ser instalada en techos con una inclinación de hasta 35°. ZinCo ofrece aquel sistema de cubierta verde que mejor se adapte a la forma del tejado, la estructura del techo y los requisitos de la cubierta verde. Hay básicamente dos tipos de cubiertas verdes: intensivas y extensivas.

Diversidad en verde

Una cubierta verde extensiva puede cubrir una gran superficie y, sin embargo, puede ser instalada y mantenida a un coste relativamente bajo. El espesor de la capa es de entre 10 y 15 cm y el peso entorno a los 150 kg/m², lo que permite el fácil ajardinamiento de una área de cubierta existente en cualquier momento en que se decida. Otra ventaja de una cubierta verde extensiva es el reducido mantenimiento que se requiere puesto que las comunidades vegetales que se utilizan suelen ser tapizantes de bajo porte que incluyen suculentas (sedum), musgo, gramíneas y vivaces, con alta capacidad de autoregeneración. Como es el caso con todos los techos planos, sólo tienen que acceder una o dos veces al año con el fin de inspeccionar los desagües de la cubierta y los equipos de ventilación y, cuando sea necesario, eliminar cualquier crecimiento incontrolado.

Por el contrario, toda la gama de diseño paisajístico es posible en las cubiertas verdes intensivas, como ocurre en los jardines sobre suelo natural. Césped, arbustos y árboles crecen con capas de espesores de entre 20 y 100 cm a menudo en combinación con áreas de uso transitable como, caminos, terrazas, patios, zonas de juegos y láminas de agua. Son incluso posibles áreas transitables para vehículos, como es el caso de las cubiertas sobre aparcamientos subterráneos con el soporte estructural adecuado. En función del diseño, debemos calcular una carga estructural de entre 300 a 1300 kg/m² para cubiertas ajardinadas intensivas y también riego y el mantenimiento también deben ser tomados en consideración.

Elegir el sistema apropiado para cada cubierta verde

Un sistema de cubierta verde, básicamente, consiste en un número de capas, cada una de ellas cumpliendo con una función diferente. La capa base es siempre una cubierta impermeabilizada profesionalmente. Por lo tanto, esto significa que la capa impermeable debe ser antirraíces o, en caso contrario, se debe asegurar utilizando una lámina antirraíces adicional.

La primera capa del sistema de cubierta verde es una manta de protección de alta calidad que protege la membrana impermeable de posibles daños mecánicos.
Acto seguido, aparecen los elementos de drenaje que retienen el agua de lluvia en sus cavidades de retención de agua y drenan el agua sobrante a través del sistema de canales subyacente a los desagües de la cubierta.
Dependiendo de la vegetación, usos de la cubierta y características estructurales de la misma, los elementos de drenaje varían en términos de altura, material y resistencia. Cuando los elementos de drenaje se instalan en toda la cubierta, se permite el drenaje de toda la superficie, incluyendo la de las zonas transitables como caminos y terrazas. Paralelamente, también puede servir como un encofrado perdido para anclaje de las paredes de piedra, pérgolas, iluminaciones ..., en caso de ser necesario.
El resto del sistema lo forma una manta de filtrado instalada sobre la capa de drenaje, cuya función es retener las partículas finas de la capa de sustrato superior evitando que colmaten la placa de drenaje inferior. Esta capa de sustrato se compone de materiales minerales y materiales orgánicos formulada específicamente para adaptarse a la vegetación de cada proyecto.

Las plantas proporcionan el acabado final. Tanto esquejes de sedum, como mezclas de semillas o tepes de vegetación precultivadas están disponibles para las cubiertas verdes extensivas, además de plantas de cepellones planos. Para espacios con vegetación intensiva, son utilizados arbustos y árboles.

Rentable cuando se combina con la energía solar

Además de su uso para las cubiertas verdes extensivas e intensivas convencionales hay otro uso adicional con la cubierta plana: la combinación de cubierta verde y el aprovechamiento de la energía solar.

Las sinergias se logran aquí con la utilización conjunta de placas de base, compatibles tanto para las cubiertas verdes como para fijar los soportes solares de acuerdo con la distribución de cargas sobre la cubierta y sin necesidad de perforar la impermeabilización del tejado.

Este doble uso de cubierta extensiva y sistema solar, permite conseguir una temperatura ambiental más reducida en la cubierta y, por lo tanto, permite un mayor rendimiento del módulo fotovoltaico, entorno al 4 %.

Valor añadido gracias a las cubiertas verdes

Las cubiertas verdes equilibran las diferencias de temperatura en una cubierta plana y de esta manera ayudan a aumentar la longevidad de la membrana impermeable de la azotea. Además retienen el agua de lluvia (entre 40 % y 90 %, dependiendo del tipo de la cubierta verde) y por lo tanto reducen la carga de trabajo de los sistemas de desagüe.
El sistema de cubierta verde aumenta la insonorización estructural del edificio y también funciona como un aislamiento adicional, permitiendo un menor consumo en calefacción en invierno y refrigerando de manera natural en verano. Las plantas absorben las partículas finas y recuperan la vegetación para las zonas urbanas. Una cubierta verde es a la vez un espacio práctico y un área para el disfrute. Es también un hito arquitectónico y un rasgo diferenciador para muchos edificios, como puede verse mediante los muchos ejemplos en todo el mundo.

Sin embargo, todo esto sólo es sostenible si el éxito de la cubierta verde está garantizado a largo plazo mediante la planificación del proyecto, el uso de la tecnología adecuada y la ejecución profesional de cada proyecto. Eso es lo que ZinCo representa.

Autor: Roland Appl, ZinCo GmbH

Solicite más información a:
ZinCo Cubiertas Ecológicas, S.L.
C/ París 45-47 Entlo. 3a
08029 Barcelona
contacto@zinco-iberica.es